21 diciembre 2008

NAVIDAD 2008

Dios se vuelve un regalo eterno...
así, desde su propio anonadamiento,
la Vida, en bendiciones,
se nos manifiesta generosamente.